gif

Los GIFs que tan feos y chabacanos no parecían en los años 90 han regresado por la puerta grande a la red de redes, donde se han convertido en los últimos tiempos en la tendencia más “in” de la todavía jovencísima Web 2.0.

Aunque los GIFs se les antojan a algunos excesivamente “tontorrones” como para ser tomados en serio (en términos estrictamente “marketeros”), lo cierto es que cada vez más marcas hacen uso de ellos en las .

Pese a tienen fama (inmerecida) de “gamberros”, los GIFs, cuando quieren, pueden ponerse también serios y hacer un excelente servicio “marketero” a aquellas marcas que no están dispuestas a renunciar, ni por un solo momento, a su seriedad. De hecho, la mismísima NASA (sospechosa de todo, menos de poca sensatez) los utiliza de vez en cuando en su perfil en Twitter.

Los GIFs se prestan a muchísimos usos “marketeros” en las redes sociales. No obstante, y si no tiene todavía muy claro cómo y cuándo usarlos, le recomendamos tirarse a la piscina de las imágenes animadas utilizando las excusas (acertadísimas) que desgrana a continuación Buffer:

1. Para mostrar su personalidad

Los GIFs son la herramienta perfecta de las marcas que desean mostrarse a su público de manera auténtica, genuina y humana. Es lo que hace, por ejemplo, la cadena estadounidense de comida rápida Denny’s, que deleita a sus fans en las redes sociales con imágenes animadas tan hechizantes (y rematadamente locas) como ésta que le mostramos a continuación.

1

 

2. Para mostrar un producto

¿Desea convencer a la audiencia de las bondades de un nuevo producto? Los GIFS, gracias a los cuales los usuarios pueden disfrutar de muchísimos más detalles que en las imágenes fijas, son un excelente instrumento de persuasión.

3. Para explicar un proceso

El viejo dicho de que “una imagen vale más que mil palabras” se aplica a la perfección al universo de los GIFs, ideales para explicar procesos (que no sean excesivamente complicados, eso sí). En este artículo The Huffington Post recurre, por ejemplo, a los GIFs para compartir con sus lectores 5 posibles maneras de llevar un pañuelo (¿se imagina lo que hubiera sido tener que explicar palabra por palabra cada uno estos 5 estilos sin el apoyo de ninguna imagen animada?).

3

4. Para dar las gracias a alguien

Cursos de Community Manager gratis

Decir “gracias” en las redes sociales con GIFS es garantía de sonrisas (contagiosas).

5. Para crear una pequeña presentación

Aparentemente, y debido a su breve duración, a los GIFs las presentaciones les vienen excesivamente grandes. Nada más lejos, sin embargo, de la realidad. Las imágenes animadas cunden bastante más de los que parece y con ellas se pueden alumbrar magníficas “minipresentaciones”.

6. Para contar una historia

Los GIFs son particularmente efectivos cuando lo que queremos es encadenar varias imágenes fijas que cuentan historia. The New York Times se las ingenia, por ejemplo, para narrar de manera muy gráfica y sencilla los diferentes cambios que ha sufrido su web a lo largo de los años con este GIF.

6

7. Para hacer anuncios (con una divertida vuelta de tuerca)
Hace algún tiempo la revista Businessweek se valía de este divertido GIF para promocionar su número especial “What Is Code?”. ¿No es mucho más eficaz que los anuncios convencionales?

7

8. Para quitar de un plumazo el aburrimiento a los datos

Los datos, digan lo que digan quienes se jactan de ser de ciencias, son a veces huesos duros de roer. Pero si se sirven “masticaditos” y en forma de GIF, no causan indigestión alguna al internauta.

8

9. Para ofrecer un pequeño adelanto a la audiencia

¿Está a punto de lanzar un nuevo producto o hacer un anuncio importantísimo? Un GIF puede ser el “teaser” perfecto para tener en vilo a la audiencia (y al mismo tiempo proporcionarle un pequeño adelanto).

10. Para poner de relieve la cultura de su empresa

En las redes sociales la audiencia desea conocer más de cerca a las empresas y adentrarse (aunque sea mínimamente) en su trastienda. Echando mano de los GIFs las marcas pueden acercar a la audiencia su propia cultura de empresa.

 

Vía: Marketing Directo

Imagen cortesía de Shutterstock