10 razones para cuidar a tus trolls en Social Media

troll

Si te das cuenta de que tienes un troll en tu blog deberías empezar a cuidarle para que se quede. ¿Por qué? Una vez que consigas no tomarte en serio sus comentarios y sobre todo no dejar afectarte por ellos, aprenderás a sacarle el máximo provecho. Un troll es una figura importante para el éxito de tu bitácora. No le hagas caso a la gente que diga “don’t feed the troll”. Hazlo pero siempre teniendo en cuenta los temas legales que pueden afectarte cuando tienes un blog.

1. Creación de una comunidad alrededor de tu blog: si un troll se mete contigo van a saltar muchos en tu defensa. “Todos contra uno”. Va a crear una sensación de comunidad con el resultado de tener lectores más fieles.

2. Trafico recurrente para seguir la conversación: una vez que alguien llegue al blog se va a suscribir a los comentarios para seguirlos. Todos tenemos un gen “cotilla” y nos gustan los “escándalos”.

3. Enlaces externos de bloggers interesados: si el troll y la discusión que sigue en los comentarios crea cierta polémica, puede que incluso otros bloggers hablen del tema en su blog enlazando hacia el tuyo. Aparte del tráfico directo cada enlace te aporta valor para el posicionamiento.

4. Obtener comentarios que aportan valor: aparte de los comentarios del troll existe una probabilidad alta de recibir comentarios de valor añadido que apoyan tu argumentación (o la contradicen) con argumentos sólidos. Este tipo de comentarios te interesan porque puedes aprender de ellos (y tus otros lectores también).

5. Creación de contenido gratuito: todos los comentarios son una fuente de contenido gratuito. La apariencia de un troll suele provocar muchos comentarios (sobre todo del mismo troll). Sácale el máximo provecho y deja que trabaje un poco para ti como redactor sin paga.

6. Aumento de tus seguidores en Twitter: un troll te ayuda a obtener una mayor atención que va junto con el apoyo de tus lectores y los que llegan de casualidad. Este apoyo también se ve reflejado en un aumento de tus seguidores en Twitter (ver tambiénlo que aporta un blog a tu cuenta de Twitter).

7. Nuevos lectores y un aumento de suscriptores: tanto si eres una start-up como si tienes un blog, es bueno que la gente hable de ti. Un aumento de atención y tráfico va acompañado de un aumento de suscriptores a los posts de tu blog.

8. Disfrutar del “combate” como pasatiempo: hay gente como Carlos Blanco que disfrutan un montón cuando se les cruza un troll en su camino. A veces pienso que se lo toma como un “hobby”. El combatir un troll por lo visto puede ser un pasatiempo divertido.

Cursos de Community Manager gratis

9. Aprovecha la ocasión cuando te critican: los trolls suelen soltar en muchos casos críticas injustificadas. En algunos casos puede que incluso tengan razón en ciertos puntos. Deberías ver el troll como el cliente de tus pesadillas. Es una manera de entrenarte para el caso real y sacarle el granito de verdad de las críticas para seguir mejorando.

10. Mejora tu branding personal: un troll suele buscarse gente con éxito como “victima”. Si tienes un troll personal puedes considerarte un personaje respetado dentro de tu sector. Además puedes demostrar que incluso en las situaciones en las que te atacan sigues siendo respetuoso, lo que te va ayudar a ganarte muchas simpatías por parte de tus lectores.

He intentado darle un enfoque diferente al tema de los trolls. Todavía no tengo ninguno. A ver si después de este post se anima alguno… ;)

Si te ha interesado este post tal vez también te gusteLo que haría Chuck Norris si un troll le atacaría en su blog.

Vía: Márketing de guerrila