community manager

Parece que llevamos aquí toda la vida, pero no es así 😉 la figura del community manager es aún muy joven y novedosa. Surge en 1996 a partir de la creación de la web 2.0. y va cobrando mayor protagonismo paulatinamente con el auge de las redes sociales a partir del año 2000 en adelante. Su repercusión actual en las tendencias de consumo ha convertido a la figura del community manager en un profesional en alza. Pero… ¿Vale cualquiera para ser community manager?

La respuesta es no, obviamente. Aunque una persona se mueva con soltura en las redes y sepa mucho de éstas no tiene por qué ser apto para desarrollar el rol de community. En mi post de esta semana quiero analizar las características que todo gestor de comunidades ha de tener.

En cuanto a conocimientos…

1- DE REDES SOCIALES– Tiene que saber mucho de redes y desenvolverse en las mismas “como pez en el agua”. Un buen community manager ha de conocer bien el mapa que le rodea, los lenguajes que se utilizan en cada red, las normas de protocolo que imperan en ésta, cuándo hay que publicar y cuándo no, etc. De esta manera, es capaz de saber qué redes sociales son más propicias y adecuadas para un cliente determinado.

2- DE OTRAS HERRAMIENTAS- Además, como bien sabéis, la labor de monitorización es una de las tareas más destacadas del community manager, por lo que éste, ha de conocer bien qué herramientas están a su disposición para ayudarle a realizar esa “escucha activa” tan vital en nuestro día a día. Un community manager debe conocer muy bien Google Analytics.

3- DE SEO Y SEM- Aunque existen profesionales específicos sobre temas de posicionamiento web (SEO y SEM), el community manager ha de conocer y entender perfectamente estos términos. Es vital pensar en el SEO (palabras claves) a la hora de poner un titular o de escribir un post, ya que, como bien sabéis, si Google no te encuentra no existes. Insisto, no es necesario ser experto en el tema o tener un Máster en posicionamiento online (para eso ya hay otros profesionales), pero sí hay que tener nociones avanzadas para poder “sobrevivir”.

Cursos de Community Manager gratis

4- DE REDACCIÓN- No hace falta que sea periodista, pero lo cierto es que el community manager ha de tener soltura a la hora de redactar. Dependiendo de las cuentas que lleve, es probable que tenga que escribir en un día tres o cuatro artículos originales e interesantes de temas muy diversos, por lo que saber redactar de forma ágil es una característica básica y muy importante.

5- RECICLARSE- El community manager es el estudiante perpetuo. En un mundo como el de las redes sociales que avanza tan rápido a veces resulta complicado estar al día de todas las novedades, pero hay que estarlo: el social media manager debe mantenerse al corriente de todo y conocer las innovaciones que surjan en su campo de actuación. En definitiva, hay que reciclarse constantemente porque lo que aprendas hoy puede estar obsoleto la semana que viene.

En cuanto a su personalidad…

6- EMPÁTICO Y SIMPÁTICO- Una característica importante que debe tener el community es la empatía, incluso, me atrevería a decir la simpatía. No es que tengamos que ser graciosos y amigos de todo el mundo, ni mucho menos… Pero sí tenemos que relacionarnos de forma muy activa con otras personas y empresas: dar la bienvenida a la gente que nos sigue, responder los comentarios o preguntas que nos plantean, ser agradecidos, compartir contenidos de otros y usar mucho el sentido del humor. De nada vale crear un contenido muy interesante y original si luego eres una “seta” 😉

7- MESURA Y CORDURA- Esto es vital y ya lo he comentado en alguna ocasión. Un community manager no puede estar publicando miles de tweets al día y tampoco puede pasar una semana entera sin publicar… El secreto está en encontrar el término medio. Esto dependerá mucho del sector en el que se mueva o el tipo de empresa en el que trabaje, pero lo dicho, sentido común ante todo.

Si cumples estas 7 características ¡enhorabuena! si quieres, puedes ser community manager 🙂

Vía: De profesión Community Manager

Dejar respuesta