Tener influencia en Twitter: Cómo lograrla y cómo perderla 51 3288

Influencia Twitter

Influencia TwitterTan flexible como es la red social Twitter, el camino para armar las reglas lo tiene abierto cada cual. Uno mismo, con su entorno y preferencias, va marcando las los criterios para organizar su cuenta, interactual con los demás, fijar posiciones con respecto a ciertos tema y comprender y clasificar a quienes sigue.

Con esa libertad comparto hoy esto que, ni más ni menos, es una simple suma de reflexiones muy subjetivas que durante más de dos años de estadía en Twitter he podido recoger. No es nada muy profundo ni radical, no pretendo pontificar sobre acciones que se deban tomar en cuenta para “lograr” o “deber ser” en esta red social.

He considerado que algunas redes sociales son maravillosas por lo democráticas: uno realmente puede hacer y ser lo que mejor le parezca. Hoy intento contar a qué personajes considero influyentes y cómo creo que quiero ser tratada por quienes con su contenido me están influyendo vía Twitter.

Primero: Mi definición de influyente

Considero que alguien es influyente en mi timeline cuando su contenido me permea de forma creativa, profesional o personal. No es una condición, a mi criterio, que tenga toneladas de seguidores; tampoco lo es que twitee con una frecuencia establecida; que le retwitteen de forma asidua y, esto es bien importante, no me interesa si me sigue o no me sigue. Para mi puede ser tan influyente la persona más desconocida y anónima, como aquel personaje público por todos reconocido. Si usted mi inquieta, informa, persuade, educa, conmueve, enoja… perfectamente puedo considerarle un personaje influyente.

Segundo: 2 Signos de que usted puede ser influyente en mi timeline

Generación de conversación: los números no importan

Algunas personas que comparten comentarios o enlaces relacionados con temas de mis preferencias suelen parecerme más influyentes no por los números de su cuenta en Twitter como si por la forma como se comunican, desarrrollan discusiones y generan algo así como una ola con las reflexiones e ideas entorno a una temática puntual. Le creo más y me sacuden con fuerza los que más que la frase célebre y contundente tienen la paciencia y dedicación para entablar una conversación con otras personas, con argumentos claros,, respeto, preguntas inquietantes, redireccionamiento a otros contenidos valiosos. Así que no importa tanto en este sentido que cada cosa que usted diga la retwittee medio planeta, puede que ello sea interesante y no lo desmerito tampoco. Le creo a la gente que habla con otra gente, que escucha y genera conversación de forma clara y fluída. No todos podemos lograrlo.

Así no me siga, le sigo

Cuento en mi timeline a muchas personas para mi influyentes que probablemente no saben de mi existencia: no me interesa si me siguen pero aún así me mantengo. Los contenidos que comparten han sido lo suficientemente valiosos y atractivos como para seguirlos con interés y juicio.

Le sigo además respetando la forma como maneje su cuenta: es posible que un 70% de lo que diga no sea de mi interés. No me afecta que esta persona influyente hable de temas para mi desconocidos, internos de su contexto o excesivamente personales. Me conformo y agradezco ese 30% donde quizá la información que comparta y las conversaciones en las que participe sean valiosas para mis intereses específicos en lo personal o profesional.

En ese sentido, además, la frecuencia de emisión de twitts me tiene sin cuidado. Con la misma atención agradezco muchos de los mensajes o conversaciones a las que puedo acceder de personajes como @Thelittleidiot, @Claudio, @Solano, @Nervioso,@Juglardelzipa o @Malviviendo. Da igual si twittean dos veces por minuto o cada mes. Es casi seguro que en algún momento emitirán enlaces, preguntas, opiniones o algún contenido para mi interesante o inquietante.

Tercero: El juego de mantenerse

Así como hoy lo puedo considerar influyente, mi percepción puede cambiar. A veces fortuitamente y sin mucha explicación, pero en la mayoría de los casos la modificación puede surgir a raíz de conductas puntuales que hoy considero necesarias, casi todas definidas por una clave transversal: el respeto. Para ser influyente y respetuoso se puede:

Responder y conversar:

Es clarísimo y muy aceptable que usted no responda cada uno de los comentarios que vía Twitter le hacen. Sin embargo… ¡inténtelo!. Creo que es un ejercicio de comunicación muy decente responder, sobre todo a aquellos replies en los que le hacen preguntas específicas o le piden su opinión sobre algún tema. Quizá muchos de los que lo consideramos influyente le seguimos porque verdaderamente nos interesa conocer su percepción sobre algunos asuntos. Preguntar para nunca obtener una respuesta de vuelta puede ser muy decepcionante. Luego si es recurrente que usted nunca responda o sostenga una conversación con los otros, creo, puede ser una señal de arrogancia, irrespeto y desdén. Ahí entonces, posiblemente, dejaré de considerarle influyente.

Intentar seguir a quienes le siguen:

Ya lo dije arriba, no es criterio para mi seguir sólo a quienes me siguen. En general no me gusta esa nombrada “ley de reciprocidad” donde le sigo si me sigue y si me deja de seguir yo a usted también. Sin embargo, creo que vale la pena intentar “escuchar” lo que esos que le empiezan a seguir a usted comparten vía Twitter. Puede ser un ejercicio, además de respetuoso y netamente cortés, sorprendente. Así como usted es para mi es influyente por el tipo de contenidos que comparte y la forma como interactúa, puede que en su camino aparezcan personas valiosas que tienen algo por contarte, enseñarle o alguna inquietud por generar. Además… ¡siempre está la posibilidad de dar “unfollow”!.

En suma, cuando observo que alguien para mi muy valioso en ciertos sentidos definitivamente sigue a los mismos 18 o 19 personajes, me desencanto un poco. Si hay otros criterios adicionales pues es posible que usted deje de ser influyente para mi. En este caso puedo citar a @amartino [12.959 seguidores / 36 seguidos] y @earcos [89.896 seguidores, 124 seguido]: ¿en verdad no tendrán nada que escuchar de muchos de esos que hoy les siguen?. Seguir siempre a las mismas personas sin abrirse a lo que otros pueden contarle deja mucho que desear sobre la capacidad de interacción en una red social.

Diferenciar lenguajes:

Facebook y Twitter no son redes sociales iguales, tienen sus particularidades, sus distintas funciones y propuestas narrativas. La gente que le sigue en Twitter no es exactamente la misma con la que está enlazado en Facebook, y viceversa. Si lo siguen muchas personas sería interesante no sincronizar sus cuentas y tomarse unos segundos adicionales para replicar el mensaje adaptándolo a cada red. En Facebook puede extenderse un poco más, en Twitter tiene 140 caracteres. Leer algo incompleto en Twitter, hacer click, llegar hasta Facebook, encontrar algún filtro o un enlace que lo lleva con un click adicional a otro lugar digital… ¡es aburrido!.

Intente compartir mensajes pensando en sus audiencias de cada red social, no obligue a sus seguidores a recorrer un largo camino para llegar al contenido que desea compartir. En Facebook puede aprovechar el potencial para contar más detalles quizá, en Twitter sea puntual y permita que sus seguidores le puedan entender fácilmente. ¿Qué pasa si alguien que está en Twitter no está en Facebook y finalmente no puede entender su mensaje completo?. La sincronización de estas dos redes a mi particularmente se me hace fastidiosa y limitante, también un poco facilista. No es una razón de peso para dejar de considerarle influyente pero, de excederse, puede ser un criterio a tener en cuenta.

* * *

Este es mi criterio, mi forma de entender y seguir a ciertos personajes. Como decía al comienzo: cada cual, según sus preferencias, prácticas y entorno, tiene libertad para crear sus reglas, amoldarlas o, sencillamente, no tenerlas. Retomemos…

Recorrido rápido

Personajes influyentes en Twitter pueden ser:

  • Quienes generan conversación con otras personas a través de argumentos claros, trato respetuoso y redireccionamiento a otros contenidos valiosos.
  • Los contenidos que comparten son suficientemente valiosos y atractivos como para seguirles con interés y juicio, aún cuando ellos no sigan recíprocamente.

Respeto: Clave para ser twittero influyente

  • Es ejercicio de comunicación coherente responder, sobre todo a aquellos que le consultan de forma específica. Nunca responder o conversar con otros podría interpretarse como arrogancia, irrespeto y desdén.
  • Seguir siempre a las mismas personas sin abrirse a lo que otros pueden contarle deja mucho que desear sobre la capacidad de interacción en una red social.
  • Facebook y Twitter no son redes sociales iguales, tienen sus particularidades y propuestas narrativas. Tomarse unos segundos adicionales para adaptar mensajes para cada red: no replicar siempre lo mismo en ambas redes.

Sobre la autora: Maritza Sanchez. Soy Comunicadora Social – Periodista colombiana. Paso buena parte del tiempo recorriendo Internet, jugando y aprendiendo sobre procesos de comunicación y alfabetización digital, interacción y construcción colaborativa de conocimiento y cultura. Soy Editora en Jefe de Pulso Social y Asociada en PR & On line de Socialatom Group, Asistente de investigaciones y comunicaciones de Fundación Karisma y Colaboradora de Creative Commons Colombia. Soy @coloresmari en Twitter [ http://www.twitter.com/coloresmari ] y mi blog es http://www.detodosloscolores.com

Previous ArticleNext Article

51 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *