¿Las redes sociales pueden terminar con tus relaciones reales? 0 3696

compartir contenido redes sociales

Existen disímiles aspectos de nuestra realidad cotidiana que pueden verse influenciados por la forma en que interactuamos con las redes sociales, las relaciones encabezan esta lista preparada por comparasitiosdecitas.es. Que levante la mano quién no es miembro, al menos, de una red social. Es poco probable que sea tu caso, así que ahórrate ese pequeño ejercicio ¿Es posible que nuestro mundo digital termine dominando a nuestra vida cotidiana? Existe más de una buena razón para conocer todo acerca de cómo pueden afectar las redes a tus relaciones sociales.

Las redes sociales y nuestra salud mental

¿Has calculado el tiempo, como promedio, que empleas a diario en mantener una comunicación con personas que pertenecen al contexto del ciberespacio? Aquí la respuesta de cantidad no marca la diferencia, el cuestionamiento debe versar en si esto aporta o atenta a tus relaciones humanas. 

La comunicación es una función neurálgica para mantener los vínculos afectivos. Las redes sociales pueden brindar apoyo emocional, reforzar la autoafirmación, la asertividad y la identidad. Sin dudas, las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TICs) han permitido mantener relaciones cercanas a pesar de la distancia, e inmediatas a pesar de lo ocupado que resulte tu día. 

Hasta aquí todo bien, lo negativo está en sobrepasar los límites del control. Una vez que las redes sociales dictan sobre tu tiempo, sobre tu forma de pensar y la mayoría de tus relaciones solo existen dentro de la web, es el momento de tomarte unos segundos para rescatar el mando de tu vida. 

La consecuencia de que las redes sociales ocupen un por ciento elevando de tu tiempo se resumen para tu salud mental, en trastornos depresivos, de ansiedad, de insomnio, de adicción o de imagen corporal. Pueden además, agudizar el padecimiento de la agorafobia, promover la desesperación, las comparaciones insanas, obsesión por lo perfecto y la baja autoestima. 

Simplificación que puede ser adictiva 

El uso de las redes sociales en principio es positivo, no obstante, crean adicción con gran facilidad. Su empleo implica una respuesta inmediata, que puede ser percibida como una solución expedita a tus problemas, ¡la simplicidad atrapa!

¿Eres adicto a las redes? Para detectarlo considera los siguientes elementos: tu aversión al contacto social aumenta, no puedes dejar de revisar las actualizaciones, sientes desinterés por otros temas, tienes alteración del sueño, reduces el tiempo de las tareas habituales. Si la respuesta es positiva, no te asustes, pero es posible que las redes sociales te hayan atrapado.

La falsedad de las redes sociales 

Cuando se toma como referencia a alguien que sistemáticamente publica lo feliz que es a cada segundo de su existencia, puede que te cuestiones si estas llevando una vida plena. Si él cada una hora publica una foto, no te has preguntado exactamente cuándo es que vive. Porque según la física el tiempo es finito, o aparentas o vives. 

No todo lo que ves en las redes sociales es falso. Pero indudablemente, el hombre existe en determinadas circunstancias, por lo que no todo lo que parece es realmente así. Tomar patrones de vida de otros y querer implementarlos tal cual, en nuestra existencia, es la fuente de frustraciones, depresión e insatisfacción, y no necesariamente en las redes sociales está el problema. La falsedad está en los referentes de felicidad que te venden, o peor aún, los que aceptas comprar.   

¿Quién es? Tú o tu yo digital

La necesidad de identificarte a ti mismo es parte de tu definición como ser bio-psico-social. En los últimos 20 años se ha experimentado un proceso de migración del contexto real al digital. Existes en ambos mundos, proyectas una personalidad, aspiraciones, e intenciones de la cotidianidad, a la web. 

Cuando no está bien definida tu identidad personal en el mundo real o se tiene una baja autoestima, ocurre una bifurcación. En la realidad somos de una forma y en línea asumimos una proyección de nuestras aspiraciones. 

Velar por un uso adecuado de las redes sociales, donde nuestra personalidad real siempre controle lo que proyectamos en las redes, asegura nuestra salud mental y física. No se debe olvidar que develar demasiada información a desconocidos puede derivar en ciberacoso o suplantación de nuestra identidad por otros. 

Mantener «todas las puertas abiertas»

Si identificas en tu conducta síntomas de que las redes sociales están afectando tus relaciones personales, la solución no es un suicidio de tu yo digital. Puedes encontrar solución a tus problemas si usas estos antídotos: prueba la desintoxicación digital, unos minutos al inicio y ve en aumento hasta lograr vivir sin tus redes sociales por horas. Establece momentos de tu día libres de dispositivos informáticos, por ejemplo, mirar las notificaciones cuatro veces al día ayuda. Participa en actividades que requieran de toda tu atención y te imposibiliten estar pendiente del móvil.

Para mantener un balance entre las redes sociales y tu vida real, es necesario que involucres a las personas que te rodean. Declara tus intenciones para evitar su disgusto. Reduce tu lista de contactos, revisa el concepto amigos en tu vida. 

No se trata de limitar todas las opciones positivas que te ofrecen las redes, mejor es mantener las puertas abiertas, pero con equilibrio.

 

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *