Los 10 trucos de Facebook que cualquier Community Manager debería conocer 2 1121

facebook

1. Eliminar el enlace de las publicaciones: cuando estamos creando una publicación y copiamos el enlace a otra página, se genera automáticamente una miniatura con título, url y casi siempre descripción y foto. Es el momento de borrar la dirección web que hemos pegado, Facebook seguirá mostrando el enlace y evitaremos un link feo como parte del texto.

2. Cambiar la foto de las miniaturas: Cuando insertamos un enlace, en la mayoría de los casos Facebook elige una foto de la página a la que hace referencia. Y, en ocasiones, permite elegir entre varias pulsando los botones de avance y retroceso. Si ninguna de las imágenes nos convence podemos subir una nueva de nuestro ordenador, que resulte más llamativa y llame a la acción.

3. Modificar los títulos y descripciones de las miniaturas: Al igual que la fotografía de un enlace, el título y la descripción se pueden cambiar por el texto que nosotros queramos. Clickando sobre ellos se puede escribir o copiar sobre la celda y se guardará pinchando fuera del cuadro.

4. Incluir descripción en las fotos de un álbum: Cuando subimos varias fotos en una misma publicación, Facebook lo considera un álbum de fotos y en cada una de ellas podremos poner una descripción de cada imagen. El inconveniente es que sólo se puede hacer cuando ya está publicada y no sólo programada. Pero es tan sencillo como acceder a las fotografías, pinchar en “Añadir una descripción” y escribir un texto.

5. Marcar tus fotos originales: si eres de los pocos que no busca las imágenes que publica en Internet y tienes tus propias fotografías, añádeles una marca de agua. Es fácil de hacer y evitará a que otros se apropien de ellas tan fácilmente. Puede ser una pequeña firma en la esquina inferior o un logo semitransparente como fondo de la imagen. ¿Si los bancos de imágenes lo hacen por qué nosotros no?

6. Menciona a otros: si haces una publicación con contenido de otras webs, puedes mencionar a sus autores. Tan solo incluye una “@” y su nombre de Facebook. Esto hará que el autor sepa que compartes su trabajo y mejor aún, por los nuevos cambios de Facebook, tu publicación aparecerá en el muro de sus seguidores. Es decir, multiplicarás el alcance de tu publicación fácilmente.

7. Responder a los comentarios directamente: si alguien pone un comentario en una de tus publicaciones puedes responderle directamente, para que le llegue una notificación de ello. Así no responderás de forma genérica sino que te dirigirás a ese usuario en concreto.   

8. Revisar las faltas ortográficas: algunos navegadores como Google Chrome subrayan en rojo casi todas las palabras incorrectas al escribir pero no detectan algunos fallos ortográficos como abreviaturas coloquiales (q, t, d) o palabras homónimas que se escriben casi igual pero significan cosas muy distintas (haya y halla, as y has, asta y hasta). A veces es útil utilizar editores de texto como Word que pueden detectar más fallos y siempre revisar un par de veces lo que se ha escrito antes de publicarlo o programarlo.

9. Tener siempre actualizada la información: la página de información es tu tarjeta de contacto en Facebook, si no existe un número de teléfono o una dirección de email quizá pierdas potenciales clientes que no se plantean mandarte un mensaje privado. Pónselo fácil y completa toda tu información. Puedes añadir dirección, horarios, precios, servicios y productos que ofreces incluso, enlaces a otras redes sociales asociadas.

10. Crear contenidos de calidad pero sobre todo atractivos: es imprescindible tenerlo siempre presente. Dependiendo de la actividad de la empresa y del enfoque que se le quiera esto será más o menos fácil. No es igual una empresa que vende cupcakes (tan llamativos y apetecibles) que una clínica de fisioterapia. Si tu caso se parece más a lo último recuerda que a pocos de tus seguidores les importará si hay un congreso de fisioterapeutas en la ciudad, pero quizá les enganches con un texto sobre “Pilates básico para hacer en casa”.

Muchas veces, la labor frenética del Community Manager impide que nos paremos a cuidar los pequeños detalles, pero es importante recordar que si no hacemos contenidos atractivos no llegaremos a nuestros seguidores. Y siempre es mejor hacer una buena publicación que consiga un gran alcance que hacer muchas publicaciones de las que pasan desapercibidas. Recordemos que con el nuevo algoritmo de Facebook, las historias con mayor interacción siempre estarán más arriba en el timeline de nuestros seguidores.

Recuerda que todo lo que haces Internet es parte de la imagen de tu marca o de la de tus clientes. Igual que no nos presentaríamos ante un posible comprador con un mal aspecto o unos argumentos sin sentido, no compartas con tus seguidores publicaciones descuidadas y poco relevantes. Las redes sociales son herramientas para generar valor a tu marca, no para desprestigiarla.

Vía: Funky Marketing

Imagen cortesía de Shutterstock

Previous ArticleNext Article

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *